Texto por Betsabé Huidobro
Fotografías por Diego Figueroa

Hace tres año comenzó el proyecto llamado Rostro del Sol, una banda independiente que se conforma de las influencias que tiene cada integrante como músico explotando cada uno los recursos de lo que a cada quien le gusta de otros géneros para complementarlo entre todos sacando algo nuevo y diferente con una interesante mezcla de psicodelia, jazz, funk, rock, blues y progresivo, entre otros, quienes dejan en claro que van por otras vías dentro de la música con su propuesta rompiendo el estereotipo de cómo debe de sonar algo o como no debe de sonar. Una banda que se involucra en la música con la finalidad de que cada quien pudiera ser libre de expresarse teniendo la apertura musical de cada integrante que la conforma.

Consideran que su público no debe ser uno específico sino más bien a través de su música quieren ampliar los lazos para que toda la gente los escuche y se lleven algo interpretándola como ellos quieran. El nombre de la banda se relaciona con el dios maya patrono de la poesía y de la música Kinich Ahau. El nombre de la banda también tiene una relación directa con el hijo de Mitch, guitarrista de la banda quien considera que tener una banda es como tener un hijo porque hay que cuidarlo y hay que dedicarle bastante tiempo, además de relacionar la música con el arte, la poesía y la creación sin dejar a un lado la creatividad que tiene uno de sus integrantes para hacer buena música. Durante el tiempo de confinamiento tuvieron que centrarse bastante en su objetivo para que una vez que volvieran al estudio a grabar, se concretaran estando seguros de lo que iban a hacer y en un lapso de tres meses realizaron el álbum. Creen que pudo haber salido antes el material, pero consideran que se lanzó en el momento perfecto saliendo dos meses consecutivos al inicio de año en una lista internacional de música psicodélica.

Cuentan que la última alineación vino a consagrar el álbum con el que hace cuatro meses debutaron llamado “Rostro del Sol” el cual, está abierto a interpretación de cada quien para que imaginen cada una de las historias que conforman este material que salió en formato CD y se agotó en cuestión de días después de su lanzamiento en preventa. Con una disquera independiente sacaron una edición especial en formato casete con portada especial y con track especial, por el momento están en la espera del formato vinil que se encuentra en maquila en otro país.

Aunque están muy metidos en la música y continúan preparándose estudiando música, Demian Burgos no descarta la idea de en un futuro no muy lejano emprender proyectos como una escuela de música con Rostro del Sol, inversión en un sello o hasta tener una estación de radio. Tocaron por primera vez su álbum completo acompañado de visuales en su paso por el Foro Indie Rock en el ciclo Hipnosis y continuaran teniendo tocadas en vivo. Estén pendientes de lo que hacen a través de sus redes sociales.