Entrevista, texto y styling por Betsabé Huidobro 
Fotógrafo: Gerardo Sierra
MUA: Aramara Corona
Asist. Prod.: Natalia Lee
CC: PuRe&B

Pocas veces tengo oportunidad de tener una charla amena con alguien que acepta quien es y disfruta mucho serlo sin verse obligado a ser alguien más, solo el mismo. Alguien que no deja pasar desapercibida la empatía y procura compartir un mensaje honesto y positivo siendo quién es realmente con las personas, alguien que tiene la apertura y el tiempo para compartir la peor experiencia y sacar el mejor aprendizaje de ello, así fue poder platicar con Gustavo Egelhaaf, un actor que cuenta con una larga trayectoria y se caracteriza por sus entrañables interpretaciones en películas, cortometrajes, obras de teatro y series, demostrándonos que da todo de él en cada personaje.

No para de trabajar y este año lo hemos visto en diferentes proyectos. Gustavo dejó de tener expectativas en todo al igual que en sus proyectos, solo espera a que las cosas sucedan sin pretensión alguna, solo deja que suceda creativamente para que al final la vida lo sorprenda. Lo cuestioné sobre qué es lo que le interesa más, si el reconocimiento del público o el reconocimiento de la crítica y admite que es importante la crítica, porque claramente tienen un ojo entrenado para lo que están viendo, y le interesa saber qué es lo que ven y qué es lo que se juzga alrededor de una película; sin embargo, dice no trabajar para ellos sino para la audiencia.

Durante mucho tiempo fue juzgado por hacer cine comercial por iniciar su carrera en el cine independiente. Por la presión de ello, él mismo también se juzgó por hacer comedias románticas, pero al mismo tiempo también descubrió en ese momento que lo que más le llama de su trabajo es “hacer reír a la gente”. La comedia le pareció un trabajo increíble y divertido, además de saber que gracias a ello el público puede estar sentado frente a una pantalla una hora y media o dos, dándose la oportunidad de dejarse llevar por la ficción que están contando en ese universo olvidándose de sus problemas.

Nunca decidió (como tal) hacer solo cine comercial, simplemente la vida lo llevó. Además de darse cuenta del aprendizaje obtenido alrededor de hacer cine comercial y comparte un anécdota por primera vez:

En alguna ocasión para interpretar cierto en personaje en Telemundo, compartí escena con Arcelia Ramírez y de ella aprendí que la calidad de mi trabajo no está en el producto que estoy entregando sino el que soy yo, en el cómo me tomo las cosas enserio y también, en el cómo hay oportunidad de entregar un buen trabajo SIEMPRE.

Gustavo Egelhaaf, 2022

Para Gustavo, Cuatro Lunas es un estandarte de su carrera, adora esa película, lo hace muy feliz y recuerda algo que nunca va a volver a suceder, y que en su momento Juan Manuel Bernal le dijo en el Festival Internacional de Cine de Guadalajara: “esto no sucede normalmente, disfrútalo”. En ese momento no sabía a qué se refería y hasta ahora, lo entiende. Las personas con Cuatro Lunas le pedían fotos no por el hecho de ser famoso sino por el hecho de sentirse identificados con el personaje interpretado por Gustavo, sintiéndose representados por su historia logrando una conexión profunda entre ambos.

Se encuentra nominado para la entrega de los premios de la Agrupación de Críticos y Periodistas de Teatro (ACPT) que se llevará a cabo el próximo 28 de septiembre en el Teatro de la Ciudad Esperanza Iris en su vigésima sexta entrega reconociendo los mejores trabajos teatrales del 2020, 2021 y hasta el 30 de junio de 2022 como actor principal en el musical de Siete Veces Adiós (una historia de amor que pasa por las distintas etapas dentro de una relación de pareja) manufacturada 100% mexicana y dice:

“Estar nominado ya es un premio y un reconocimiento. Honestamente claro que quiero ganar, claro que quiero que digan mi nombre para levantarme de mi asiento e ir por el premio, pero genuinamente, sino pasara de esa forma, no tengo problema. ¡Me siento muy contento del trabajo que hicimos, verme nominado me hace sentir bien! Siete Veces Adiós fue un proceso de creación muy arduo, pero muy satisfactorio con toda la temporada agotada”.

Gustavo Egelhaaf, 2022

Además de la actuación, Gustavo tienes otros talentos y escribir es uno de ellos, desde siempre ha tenido la curiosidad de estar del otro lado de la cámara. Cuenta que hace muchos años se encontraba haciendo un proyecto y le frustro mucho el no entender la visión de un director y en ese momento se cuestionó: ¿cómo lo haría él con las personas para que entiendan su visión? Le encanta la idea de cómo actor, ser a su vez barro y que lo moldeen para contar una historia y crear un personaje, pero también, le gusta la idea de contar historias. Y es entonces, a partir de ese momento, cuando le nace la semillita de querer contar sus propias historias a través de la escritura.

Considera que tiene una visión particular del mundo y tiene la necesidad de contar historias desde su óptica, desde su perspectiva y desde donde él creé que se tienen que contar. Lleva muchos años escribiendo y revisa sus proyectos con dramaturgos, escritores y en talleres. Dice ser muy celoso con sus proyectos porque no quiere crear un producto sin estructura y hacerlo simplemente por ocurrencia, sin visión particular. Ha preferido esperar para ser lo suficientemente bueno dominando el tema, entendiendo y conociendo la estructura dramática. Así como se preparó para ser un gran actor, viene preparándose también para escribir y dirigir. Acaba de realizar un viaje por Europa de donde regresó inspirado y motivado al reconocer que es momento de contar sus historias, es momento de crear y de compartir.

Siente que nunca va a poder dejar la actuación, pero podrá ser más selectivo al momento de escoger sus papeles porque tienes muchas ganas de estar del otro lado de la cámara. Pensó que en algún momento su pasión tenía que ver con el Spotlight pero ha descubierto en realidad que su pasión es contar historias. No le interesa estar frente a la cámara necesariamente si la historia se cuenta, si está atrás y su visión está allí, no tiene ningún problema.

Compartir tus historias y dejar ver tu vulnerabilidad no te hacen menos, al contrario, té hacer ver la persona que eres realmente sin importar lo que digan o piensen.

Gustavo Egelhaaf, 2022

Comparte su realidad más frágil, importante y transformadora de su vida y está fue cuando se encontró en medio de un proceso de terapia en donde pudo ver de frente sus miedos, máscaras y por qué había construido todo ese caparazón a base de autosabotaje. No supo cómo manejarlo y tuvo una crisis que le ocasionó una parálisis de bell cuando se encontraba en el mejor momento de su vida. Por meses tuvo que refugiarse en casa con ataques de ansiedad bajo tratamiento médico. Fueron unos meses muy duros y difíciles de pasar. Al mismo tiempo atravesando ese momento y cuando ya no pudo controlar absolutamente nada alrededor, se agarró de su familia y de sí mismo por primera vez, no desde el control, sino desde su existencia y para él, esa experiencia fue como un renacer y cada experiencia a partir de ese momento fue nueva una y otra vez que disfrutó a cada instante y a cada momento. Esa experiencia lo enseñó a reconstituirse y la consecuencia de esta, la recuerda como algo muy bello y con nostalgia.

Gustavo ahora, disfruta su carrera, su trabajo y disfruta de él mismo. ☺️