Texto por Gerardo Sierra

Cuando nos mencionan la “comida japonesa” de las primeros platillos que nos viene a la mente es el sushi, niguiris, oniguiris, gohan, yakimeshi y demás que son los clásicos que pedimos en nuestras primeras experiencias de esta cocina que es exótica para algunos de nosotros. Una vez ya acomodados en esos platillos, como que nos llega a mover la curiosidad por probar otros y uno de los que me fascinó y enamoró fue el katsudon; un platillo japonés que consiste en un tazón de arroz blanco al vapor cubierto con una chuleta de carne de cerdo frita y empanizada, finalmente preparada con una salsa agridulce. Si lo escuchamos así como suena, la verdad es que no está tan complejo… pero tiene su truco. No se si tu eres de los míos, pero cuando encuentro algo que amo en la cocina, me da la curiosidad de saber si puedo prepararlo en mi casa en vez de estar pidiendo a domicilio o yendo a X lugar nada más por ese platillo hermoso (y también si me puede quedar mejor, como buen chefcito frustrado 😜).

El nombre “katsudon” proviene de las palabras japonesas Donburi (bowl de arroz) y tonkatsu (chuleta de cerdo). continuación te enseñaremos a cómo prepararlo.

Ingredientes (para 4 porciones):

  • Arroz japonés (o para sushi): 2 tazas
  • Carne de cerdo (lomo) 300g
  • Sal y Pimienta al gusto
  • Harina de trigo
  • Huevos
  • Panko (pan rallado japonés), pan molido o incluso cereal para empanizar
  • Agua
  • Azúcar
  • Mirim (vinagre de romero)
  • Salsa de soya
  • Cebolla 1/2 pza
  • 2 Huevo
  • Cebollín picado.

Procedimiento:

Arroz estilo Gohan:

  1. Primero enjuagamos el arroz para quitar el exceso de almidón. Recomiendo hacerlo un mínimo de 3 veces.
  2. Ahora hay que preparar la olla para hervir el arroz. Toma en cuenta que la medida que pongas de arroz, será la misma de agua (1 taza de arroz, 1 taza de agua).
  3. Poner la olla en la estufa a fuego alto ya con el arroz y el agua y dejar así por 10 minutos exactos. En lo personal, no me gusta tapar la olla, yo dejo que se ventile para ir revisando el arroz cada 3 minutos aproximadamente y moverle tantito para que no se pegue en la base.
  4. Terminando estos 10, ahora hay que dejarlo 3 minutos a fuego bajo. Aquí podrías moverle tantito, pero no es necesario.
  5. Ya con esos 3 minutos terinados, hay que apagar la estufa y dejarlo reposar ahí durante otros 3 o 5 minutos por mucho. Aquí recomiendo taparlo para que sea puro vapor lo que ayude al arroz.
  6. Ahora si, vaciamos todo en un tupper , bowl o recipiente para que puedas tener el arroz listo para cualquier tipo de platillo que quieras hacer.

NOTA: Si quieres medir qué tal está el arroz, puedes agarrar una hoja de alga para hacerte un mini cono con el arroz y probarlo con soya, así es como lo prueban en Japón para ver si quedó bueno o no el arroz.

Carne:

  1. A veces hay que suavizar la carne para asegurar un sabor especial en el platillo. Este en específico lleva carne de cerdo, pero puedes hacerlo también con res, incluso pollo… pero ya estarías haciendo otra cosa. IMPORTANTE: En lo personal, no me gusta jugar mucho con los sabores cuando de recetas específicas se trata. Aquí no me voy más allá de la receta original, pero hay quienes gustan de sazonar y marinar la carne antes de empanizarla. Si la llegas a marinar con sal y pimienta, déjala reposar durante unos 15 mintuos.
  2. Para empanizar la carne, casi siempre se pide que se haga con harina de trigo, huevo y el empanizador, en lo personal únicamente lo hago con huevo y lo que use para empanizar (para tener el look de un katsudon original, se tiene que hacer la pieza completa al empanizar, pero si quieres más bien como fajitas empanizadas, también queda rico).
  3. Tienes la opción de freír la carne a 160 – 170°C en aceite o en freidora de aire. Personalmente en este platillo en aceite porque el siguiente paso es el que ayuda a darle un sabor mucho más fuerte aprovechando que no se seca el platillo.

La salsa y toques finales:

  1. Mezclarás 1/2 vaso de agua natural, 10 cdas de azúcar, 10 más de mirim y 7 de salsa de soya.
  2. Inicialmente nada más vamos a servir la mitad de la mezcla en un sartén para calentarla a fuego medio. Si lo tienes a fuego alto, el mirim se puede evaporar rápidamente y te perderías del sabor mezclado.
  3. Ya que está caliente el líquido en el sartén, agregamos cebolla en corte juliana y la dejamos hervir para que también se cueza y sabemos que ya está la cebolla lista cuando tome un color cafecito.
  4. En cuanto la cebolla esté lista, ya estamos listos para lo rudo: vamos a subir a fuego alto y enseguida camos poniendo la carne en la salsa y la vamos a dejar máximo un minuto de un lado para darle la vuelta. IMPORTANTE: Cuando se te vaya acabando la salsa, puedes ir virtiendo más de lo que tienes.
  5. Una vez puesta la carne para que se vaya pintando con la salsa, es tiempo de batir ligeramente el huevo en un recipiente a parte.
  6. Pasado ese minutito que comenté antes, debemos voltear la carne y, ahora si. agregamos un poco del huevo batido al sartén. El huevo lo dividiremos en las diferentes piezas de carne que hayamos preparado.
  7. Ya que el huevo se vea medio cocido es cuando todo está listo para retirar.

¡Y listo! Ahora solo tienes que servir el arroz hervido en un bowl, la carne encima y un poco de la salsa del sartén. Para complementar el sabor de este platillo y además hacer que se vea más delicioso, puedes agregar cebollín picado en la parte de arriba al momento de servir.

Algo que siempre le digo a la gente que le hago de comer o que le comparto algunas recetas les digo que lo más bello de la comida es que es el regalo más noble que hay porque lo que hagas termina nutriendo a la persona que vas a alimentar, así que no olvides hacerlo con amor, mucho cariño o con mucho gusto para que todo sepa delicioso. Creeme, hay quienes han intentado esta receta desde hace más de un año y no les sale porque quieren hacerlo como si fuera un reto en vez de hacerlo con el gusto de saber que estás compartiendo una experiencia.

¡Que lo disfrutes!