Texto por Psicólogo Francisco Javier Larios Meza, Terapeuta Cognitivo Conductual.

¿Sabes qué es la ansiedad?, ¿por qué se detona?, ¿por qué te sientes como te sientes cuando tienes ansiedad?, ¿sabes si la ansiedad es peligrosa?

Si puedes contestar esas preguntas claramente y sin ambigüedad, no necesitas leer este artículo. 👍🏻

Siempre hago estas preguntas en terapia y las respuestas generalmente van desde un rotundo no hasta ideas vagas y esto no es culpa de mis consultantes, la realidad es que a nadie se nos explica o educa claramente sobre qué es la ansiedad y mucho menos sobre cómo manejarla. Es importante que conozcas esta información porque hoy más que nunca se vuelve un tema a tratar dentro y fuera del consultorio.

En concretas palabras, la ansiedad es una respuesta psicobiológica que tiene la finalidad de prepararnos para huir de un peligro o atacar para defendernos. Cuando vivimos, percibimos, interpretamos o incluso imaginamos una situación que represente algún peligro en donde nuestro cuerpo se prepara para generar una serie de respuestas que se traduce en esas desagradables sensaciones corporales y efectos psicológicos de la ansiedad. La respiración se acelera porque los músculos necesitan más oxígeno para pelear o huir, también se liberan jugos gástricos y la digestión se acelera para usar la energía con la misma finalidad, el ritmo cardiaco se acelera para bombear más sangre a las extremidades, las pupilas se dilatan y muchas otras reacciones más suceden.

El “problema” con la ansiedad es que mientras experimentamos estos cambios en realidad no estamos huyendo y tampoco peleando solo nos encontramos estáticos sufriendo la preparación de nuestro cuerpo para hacer algo que nunca se lleva a cabo. Nuestros músculos no usan el oxígeno ni la energía, nuestro corazón está latiendo rápidamente haciéndonos sentir opresión en el pecho, hiperventilamos y la cantidad extra de oxígeno en nuestra sangre puede hacer sentir confusión, mareos, náuseas, incluso desubicación.

Hay pocas cosas tan desagradables como sentir ansiedad intensa, muchas veces las personas piensan que se van a desmayar, que van a sufrir un infarto o que se va a fragmentar su personalidad.

Y aunque experimentar ansiedad no es para nada grato no es algo que sea mortal solo toda esa desagradable sensación que trae consigo y para evitar sentirla comenzamos a evitar hacer cosas, evitamos ver personas y evitamos salir e ir a lugares que son importantes para nosotros. Comenzamos a temer sentir ansiedad en situaciones y comenzamos a evitar… vivir.

  • La paradoja de la ansiedad es que se detona con el miedo, entonces tenerle miedo a sentir ansiedad, nos va a hacer… ansiedad (se interpreta un peligro).
  • La ansiedad no es algo “malo” en sí, su función es prepararnos para sobrevivir y para afrontar adecuadamente tareas importantes, amenazas o peligros.
  • No es posible sobrevivir sin ansiedad, no es posible adaptarse sin ansiedad, y no, no es posible vivir sin ansiedad. Pero aprender a con-vivir con la ansiedad puede llegar a ser algo muy diferente para cada quién.
  • No todos experimentamos la ansiedad de la misma manera y sobre todo, no todos vivimos bajo las mismas circunstancias, el contexto importa mucho, porque es con base en él que se determinan las cosas que nos detonarán la ansiedad y los recursos que tenemos para manejarla.
  • No todos requerimos de ir a terapia para aprender a manejar la ansiedad, pero si la ansiedad te está llevando a privarte de hacer cosas importantes, cosas que te gustaría hacer, personas que quieres ver, situaciones que te gustaría vivir, incluso si está afectándote en áreas como la laboral, escolar, familiar, social, sexual, y no te permite conectar con tu vida y lo que es importante para ti en ella, entonces es importante que la escuches, le des importancia y acudas con un profesional calificado del bienestar psicológico para que te ayude a entenderla mejor y manejarla adecuadamente.

No me atrevería a darte consejos para manejar la ansiedad si has identificado que la ansiedad que llegas a presentar requiere de la atención de un profesional calificado porque la psicoterapia no da consejos, es un proceso basado en evidencia que se centra en tus necesidades y tu contexto, que requiere de un análisis y estructura personalizados.

El mejor consejo que puedo darte por ahora es conocer la ansiedad, conocer TÚ ansiedad y determinar si es necesario recibir ayuda para aprender a convivir mejor con ella, o simplemente normalizar la idea de que sentirla es desagradable, pero normal, cuando no afecta tu vida más de lo que nos permita vivirla plenamente.