Entrevista por Gerardo Sierra

Armando Garlez, el fundador, se considera un artista en el cuerpo de un gestor cultural que gusta de profesionalizar su carrera con estrategias de marketing, gestión cultural y difusión alineadas a nuevas tecnologías. En 2014 se graduó de la carrera de Artes Visuales y se especializo en la maestría de Diseño Conceptual.

Cuando se da cuenta que vivir del arte era muy complicado con las herramientas que le dio la escuela y tras una búsqueda exhaustiva por tratar de vivir de su trabajo, surge Arting: una plataforma digital con el propósito de ayudar a los artistas de joven trayectoria a promover su trabajo y tener un espacio de venta que lamentablemente no siempre se pueden conseguir por el simple hecho de tener talento.

Una de las claves más importantes del emprendimiento que conoció Garlez fue que la transmutación del proyecto es ineludible. Con el tiempo, se percató que Arting necesitaba una modificación porque en el momento en el que se planteó la plataforma no habían muchas propuestas digitales que tuvieran el mismo carácter. Esto en vez de jugar a su favor, fue una complicación que obligó al proyecto a cambiar.

Fue un gran reto buscar referencias nacionales e internacionales y difundirlo sin obtener resultados a pesar de reclutar artistas que buscaban promoción en su trabajo en web, todo esto también porque todavía no estaban listos para hacer el cambio y muchas personas del medio cultural rechazaron la idea… hacer un cambio en el paradigma para empoderar a los artistas iba a ser mucho más trabajo que solamente compartir que hay una opción viable para todos.

El proyecto originalmente apuntaba a tener un espacio de visibilidad generando ventas en línea para los artistas, pero Garlez se dio cuenta de que no solo bastaba con difundirlos y promoverlos, también tenía que cerrar un proyecto autosustentable, uno que le permitiera seguir difundiendo y al mismo tiempo algo que le generara una ganancia fija para poder seguir teniendo infraestructura. Además, notó que los artistas (en su mayoría) estaban muy atrasados en conocimientos de su propia promoción, imagen y marketing. Arting tuvo que renovarse a finales de 2019.

Actualmente la plataforma es de difusión y promoción de artistas en su página web, además de la gestión de proyectos socioculturales donde se llevan a cabo exhibiciones en físico (que por el momento no son posibles) y exhibiciones virtuales apoyándose de estrategias de comunicación y contenido de valor a través de redes sociales. Tienen la disponibilidad de venta pero no considera que sea el eje central. Considera que los artistas primero tienen que profesionalizarse y considera que el público debe también ser educado.

Pruebas iniciales de Arting 2.0
Ídolos y Mercancías, 2020

Con la llegada de la contingencia fue muy benéfico desarrollar exposiciones virtuales en colaboración con el despacho de arquitectos Visual Bricks pareciendo estar a la vanguardia en proyectos cultuales al contar con espacios digitales inaugurando una exposición virtual el 21 de mayo llamada “Paisajes Contenidos” del artista Raúl Bucio ganándose un incentivo del Fonca llamado “Contigo en la distancia”.

En Arting tienen una programación de exposiciones virtuales para poder contribuir al espacio de difusión de los artistas que han llevado a cabo desde entonces, tanto propia como en colaboración con otras plataformas. Actualmente están creando contenido para que poco a poco los artistas se profesionalicen, y para aquellos interesados en aprender arte contemporáneo, cuenten con un espacio accesible en redes sociales y en su canal de YouTube.

La señal para llevar a cabo toda esta reestructura fue el incentivo del fonca sumado a la exposición contigua que tuvieron llamada “Cuir Reaccionaire”, una exposición virtual de arte transgresor con artistes de la comunidad LGBT+ que compartieron diferentes creaciones que fueron claves para elles en algún punto de su vida artísticamente o incluso durante el inicio de la pandemia que actualmente seguimos viviendo. “Cuir Reaccionarie” le dejó ver que el proyecto iba en buen camino, tratando de transgredir el paradigma con el que se movía el arte con las galerías físicas, los núcleos de artistas conocidos y descifrar si la virtualidad llegó para quedarse de manera complementaria a todas las exposiciones o si solo serán un suplemento momentáneo.

Para Garlez, la disponibilidad que tiene alguien más para aventurarse con una idea por la cual quizás el mundo no está preparado y hacer que se haga valida es importante, siendo el trabajo en equipo una de las claves más importantes. Aunado a ello, contar con los mismos ideales permite que los proyectos sean una aventura y no necesariamente un trabajo que se tiene que hacer.

Arting se encuentra en una constante transformación porque se ajusta a las necesidades de la audiencia a la que va dirigido cada iniciativa o proyecto con su propia actualidad. Arting quiere a aportarle valor a las personas, a los interesados del arte, a los que quieren promover sus creaciones con ciertas características porque Garlez aprendió también que humanizar cualquier proyecto e involucrar a las personas a las que vas dirigida, darles un valor y una razón para que te sigan es lo que le da vida propia a un proyecto con cultura, con conceptos más firmes y empatía.

Arting está moviéndose al futuro (más presente que futuro) de los medios de comunicación enfocados al arte y a cómo consumimos arte en estos tiempos. Algo que quiso agregar en nuestra plática de emprendimiento un consejo que seguramente podrá resonarte si tienes un proyecto propio o si tienes amigos cercanos que son emprendedores:

Esa idea debe cubrir una necesidad, para empezar. Rodéate de personas que tengan los mismos interés que tú, no los mismos gustos.

Armando Garlez, 2020