Texto por Aramara Corona

Este año ha llegado a su fin y con ello el momento perfecto para planear como recibiremos el año nuevo.
Es momento de considerar todo lo que hemos hecho durante este año caótico y esta es la oportunidad perfecta para recordar y establecer nuestras prioridades actuales, determinando lo que verdaderamente podemos hacer.

Nos han dicho que es importante tener motivaciones al comienzo de cada año, pero el mejor consejo siempre será “no te presiones demasiado”. Antes de ponerte a pensar en tus propósitos, pon tus pies en la tierra y date cuenta de todo lo que has logrado este año. La idea es ser preciso y consciente de lo que necesitamos para poder alcanzar nuestras metas.

Todos los propósitos establecidos pueden ser alcanzados siempre y cuando estemos dispuestos a trabajar en ellos procurando cada detalle y sabiendo que nuestras metas son reales, direccionadas de manera correcta.
Estos propósitos deben sumar, impactando de una manera positiva agregando hábitos que desees cambiar y para poner en práctica esto, es importante realizarnos una pregunta “¿Qué puedo hacer ahora mismo para empezar a cumplir mi propósito?”

Recuerda siempre que lo primero debe ser tu estabilidad, sin ella ninguno de nosotros avanza en ningún sentido.

Casi todos nos proponemos cambiar algo de nuestro físico, nuestro peso o de nuestros hábitos, pero siempre existen limitantes que nos cambian la jugada, por eso es necesario replantear dicho propósito. La salud siempre debe de ser una de nuestras prioridades, no todo tiene que ver con aprender a querernos tal y como somos, sino realmente entender cuáles son las herramientas, rutinas y técnicas que favorezcan nuestro bienestar, lo importante es ser flexible contigo mismo y mejorar de manera progresiva.

Recuerda que no eres un robot, eres un ser humano. Otro propósito, realmente importante pero que solemos evitar, es la inteligencia emocional. A estas alturas ya no es un tabú tener a un psicólogo en nuestros contactos favoritos, es necesario saber cuáles son nuestras carencias, nuestros daños y nuestros traumas para poder perdonar con amor y seguir adelante sin obstáculos personales. Es un hecho que la vida está llena de obstáculos y en vez de verlo como amenaza, que mejor que tomarlo como retos que puedan ser lúdicos (a muchos creativos les funciona visualizarse como estar en un videojuego, en una película o en un tomo de una serie, hazlo divertido).

Un consejo clave para lograr cualquier propósito es convertir las acciones en actividades simples y fáciles de alcanzar. Si uno de tus propósitos es viajar más, recuerda que para todo hay momento. Lamentablemente nada nos asegura que esta pandemia vaya a terminar en menos de medio año, por ello toma en cuenta que es un factor externo. El objetivo es enriquecerse con las experiencias vividas y, en definitiva, seguir creciendo como personas.

¿Cómo te quieres sentir este año nuevo? Es una pregunta que de manera indirecta define mucho de lo que lograste este año, es necesario concientizar en los distintos ámbitos de nuestra vida como la familia, la salud, el trabajo, tus pasiones, etc. Trabaja tus propósitos este año de una forma no convencional, tu objetivo va a cambiar de forma una vez que te salgas de la zona de confort.

Este año puede ser ideal para comenzar a sentirnos satisfechos con todo lo que hacemos, puede ser cuestión de buscar orientación y comenzar a consentirse un poco más para obtener la satisfacción y confianza necesaria. Tenemos toda una vida para mejorar, cada año con un paso a la vez. En todo, las mejoras vienen en calidad no en cantidad. El equipo de One·Four·One Magazine te desea un cierre de año que te de todos los motivos para enfocarte en propósitos realistas que estén en tus manos.